El Programa se realiza junto con la Sociedad de Pediatría Filial Pergamino, con quién también realiza desde hace seis años un estudio de obesidad infantil en la zona, para trabajar en la prevención de esta patología en niños escolarizados.

Objetivo de esta acción:

  • Promover el desarrollo de hábitos saludables en niños y niñas de edad escolar, entendiendo que los niños son los adultos del mañana y que prevenir es mucho mejor que curar.
  • Generar conciencia en la comunidad sobre cómo lograr una dieta balanceada y la importancia de realizar actividad física.

Dirigida a: Niños y niñas escolarizados entre 6 y 11 años y docentes.

La clave: el juego.

El juego es la principal actividad de las personas durante la infancia y una actividad necesaria y placentera durante toda la vida.

Jugar favorece el desarrollo físico y emocional, al mismo tiempo que se estimulan las capacidades intelectuales y perceptivas. Además, jugar permite divertirse, disfrutar en compañía de otros y compartir con los demás esos momentos, espacios y objetos de juego.

El juego constituye una actividad indispensable para el equilibrio emocional y para los procesos cognitivos. Cuando un niño juega utiliza, amplía y construye su lenguaje en situaciones naturales, lo cual favorece sus vínculos, asume roles, incorpora reglas que guían la acción situada, se activan mecanismos de aprendizajes significativos y relevantes ya que las situaciones de juego se relacionan con los intereses de cada uno, se vivencian y compensan conflictos, que son fuente de aprendizajes.

En la escuela el recreo es el espacio y el tiempo para que los niños jueguen durante la jornada escolar. Es un momento para conversar, relajarse, comer algo, conocer al otro y compartir pero también es el momento para dejar el aula por un rato y ponerse a saltar, jugar a la rayuela, a la pelota, o a “la mancha”, o para “sacudir el esqueleto” con la soga y el elástico.

El recreo promueve la socialización, la participación y las interacciones personales positivas, la creatividad y el aprendizaje de reglas y habilidades para tomar decisiones y resolver conflictos, y contrarresta las consecuencias negativas para la salud de la inactividad y el sedentarismo de los niños.

El ámbito educativo da la oportunidad que los hábitos saludables se incorporen desde chicos. No sólo es necesario que aprendan a comer rico y sano desde temprano, sino también que comiencen a hacer deporte y ejercicios.

Con este proyecto, a través del juego y la diversión, les estamos enseñando que moverse hace muy bien y que la actividad física les traerá muchos beneficios para su salud cuando sean adultos.

Los recreos también favorecen el aprendizaje y ayudan a desarrollar habilidades de comunicación, como cooperar o compartir.

Actualmente los chicos llegan a las instituciones con otras ideas construidas acerca de lo que se puede hacer en esos espacios temporales libres. Los alumnos necesitan que los adultos les enseñen a jugar.

Con lo expuesto hasta aquí es donde sostendremos como comunidad educativa la idea de pensar otras formas de divertirse en los recreos.

Fundamento:

La obesidad infantil constituye en la actualidad un importante problema de salud en todos los países de occidente y la actividad física es uno de los pilares para combatir esta enfermedad.

La actividad promueve el desarrollo psicofísico, previene la obesidad y disminuye la tensión emocional. La Organización Mundial de la Salud recomienda a los jóvenes en edad escolar realizar diariamente al menos 60 minutos de actividad física.

Pergamino carecía de parámetros de información en relación a este punto.  En el 2017 OSAM  desarrolló por quinto año consecutivo, un estudio que permitió disponer de más información sobre la situación real de la infancia en Pergamino y su Región, como así también, percibir el impacto que el peso tiene en los infantes.

Entre los principales resultados, tomando los estándares referenciales de la OMS, se destacó que  la prevalencia de sobrepeso en niños de Pergamino hallada en el estudio es del 28,05 % mientras que la prevalencia en niñas es del 44.39%. La prevalencia de obesidad por su parte, resulta del 15.15% en niños y del 16.82% en niñas.

Comparativamente al año anterior, se evidenció un aumento en la prevalencia de los valores de obesidad (sobre todo en las niñas) y un ascenso no tan marcado en la prevalencia de los valores de sobrepeso en ambos sexos, disminuyendo la prevalencia de niños en parámetros de normalidad a valores similares de los años 2014 y 2013.

En el 2015, OSAM y la Sociedad de Pediatría Filial Pergamino se propusieron no sólo brindar su aporte desde una nueva edición del estudio, sino también, entendiendo la situación actual, llevar a cabo un programa orientado a promover la actividad física en los recreos, incentivar el compañerismo a través del juego y brindar información nutricional para instruir a los chicos de una dieta balanceada.

Ejecución:

El programa consistirá en desarrollar:

  • Una charla destinada a los alumnos sobre la importancia de la alimentación saludable y la actividad física a cargo de un Pediatra.
  • Entrega de material informativo para trabajar en las aulas (afiches y guías prácticas).
  • Entrega de juegos clásicos para los recreos.

El capítulo informativo incluye:

  • Información teórica.
  • Actividades didácticas.

Los kits de juegos para recreos incluyen:

  • Elástico, la soga, la rayuela y pelotas con su explicación indicativa.